7 maneras de hacer enojar a un candidato

entrevistas de trabajo

Recientemente he tenido la oportunidad de convertirme en un aspirante (que hizo que usted pudiese leer este escrito). Y debo comunicarle – puede ser horriblemente molesto convertirse en un pretendiente y encontrarse al otro lado de la mesa. He vivido momentos en los que me he preguntado: “¿ sería que una persona realmente haya escrito este correo electrónico o fue realizado por un generador automático de respuestas?”, inclusive he pensado si se han tomado el tiempo con el fin de leer mi perfil de Linkedin anterior a mandarme alguna proposición de trabajo o aún peor, hay quienes me han escrito y, para colmo de mal, tienden a escribir mal mi nombre.

Tras dichas vivencias, he juntado una serie de las mejores siete maneras de incordiar a un candidato:

1. Escribir mal el nombre.

No soy Juan. Yo no soy Jan. no soy Jane o Janet o Jean. Si usted se encuentra en comunicación conmigo, principalmente si se puso en comunicación conmigo como candidato pasivo ( no lo busqué ), por lo menos escriba mi nombre adecuadamente. Dale Carnegie dice que el nombre de alguien resulta, para la persona, el sonido más agradable y más esencial en cualquier idioma. Decirlo o Redactarlo mal, finalmente hace que cualquier persona se enfurezca.

2. Enviar propuestas de trabajo sin sentido.

Me ha llegado este correo apenas la semana anterior:

Que tal, soy XXXX y soy reclutador de la compañía XXXX. Vimos tu cv en Linkedin y creemos que pudiera interesarte la posición de analista de sistemas la que tiene una remuneración llamativa de 15,000 pesos mensuales más prestaciones. ¿Te agradaría ser partícipe en la entrevista?

Primeramente, yo no soy analista de sistemas, soy mercadólogo y en segundo lugar yo tengo cuarenta años con lo que una plaza libre junior en una empresa NO ME INTERESA. Si efectivamente se hubieran tomado el ciclo de ver mi perfil de Linkedin, esta situación no se hubiese presentado.

3. Hacer caso omiso de mi título e industria presente.

Este motivo es bastante similar a la razón número 2. Aplicar sistemas de filtrado automático de Linkedin no es la forma más admisible de localizar aspirantes. Dichos equipos toman todo tipo de palabra que se halle dentro del perfil y la toman como “palabra clave” para presentar los resultados. Así que si pongo que tuve un contrato laboral con un gerente de compras los sistemas van a arrojar “administrador de compras” en los resultados aún cuando yo carezca de experiencia en esa área.

4. No ratificar lugares de la entrevista tal como fechas ni horarios.

Desconocer a que hora es una cita es lo peor que pudiera pasarle a todo aspirante. Tener que mantenerse redactando correos de confirmación de horarios no es algo que tendría que pasar constantemente. Los empleadores deben mandar una invitación con itinerario, lugar correcto de la entrevista así como el nombre del empleador cuando menos con tres días de antelación. De este modo los aspirantes que tienen un trabajo presente, tienen posibilidad de organizar su día para poder asistir a la entrevista.

5. No me está escuchando.

Reclutador: Así que, ¿qué buscas en este empleo?
Yo: Estoy buscando una empresa que me llene. Deseo hacer un trabajo de elevado nivel de desarrollo importante y liderazgo.”
Reclutador:¡Excelente! lo que buscas se ajusta a nuestra vacante temporal de gestión de archivo muerto.

¿Suena ridículo, verdad? Desgraciadamente, ha ocurrido. Los reclutadores verdaderamente tienen que escuchar a sus aspirantes.

6. Mudar las tareas del puesto de trabajo de manera súbita.

Hace cierto tiempo, asistí a una entrevista de trabajo y las tareas que venían en el perfil de puesto se encontraban alineadas perfectamente a mi experiencia. Más sin embargo, a lo largo de la segunda entrevista resultó que la labor era absolutamente diferente y que, eso en lo que poseía experiencia, de nada servía para las labores que se encontraban requiriendo. Esto, sin duda me hizo encolerizar por motivo de que ya había pasado una 1ª entrevista en donde me sentí realmente bien y, al ver que en la compañía no cuentan con comunicación que fluya, me desencanté de la idea de laborar allí.

7. No hablar jamás

Este punto es asaz frecuente ” te hablamos”. Aunque sea para decir: “no gracias, la vacante la ocupó una persona con más capacidad” es conveniente ponerse en contacto con los candidatos. Es una falta de respeto que ninguno se tome la molestia de decir el estatus de tu aplicación. Es tan fácil como tomar el teléfono o escribir un correo. Ciertamente asistencia a la gente que está en busca de trabajo puesto que teniendo una dictamen además se tiene la ocasión de tomar resoluciones.